Defendemos el uso de una hora natural permanente y global, a través de la adopción de husos horarios geográficamente apropiados y basados en el Sol. La historia y la creciente evidencia científica muestra que esto es esencial para la salud, la seguridad, la educación, el trabajo, la economía, el medio ambiente, y los derechos humanos.

¡Visita los sitios web de nuestros miembros y únete al movimiento para una hora natural, justa y saludable!

ACHED

Francia 🇫🇷

ached.fr

ARHOE

España 🇪🇸

horariosenespana.com

Barcelona Time Use Initiative

España 🇪🇸

timeuse.barcelona

BetterTimes

Alemania 🇩🇪 & Portugal 🇵🇹

gobettertimes.org

Gezondtijd!

Países Bajos 🇳🇱

gezondtijd.eu

Good Light Group

Internacional 🌐

goodlightgroup.org

In Normalzeit Leben

Alemania 🇩🇪

normalzeit-leben.de

La Méridienne

Francia 🇫🇷

lameridienne.over-blog.org

Platform Betere Tijden

Países Bajos 🇳🇱

beteretijden.org

Save Standard Time

Estados Unidos 🇺🇸 & Canada 🇨🇦

savestandardtime.com

Standaardtijd

Países Bajos 🇳🇱

standaardtijd.nl

Vereniging Tegen het Zomeruur

Bélgica 🇧🇪

zomeruur.com

Zeitenwende

Alemania 🇩🇪

mathe-physik-technik.de/links/zeitenwende

Plataforma de la Alianza Internacional para una Hora Natural

El 10 de octubre de 2020, hemos creado una alianza internacional para concienciar de la necesidad de restituir de manera permanente una hora natural, que respecte los husos horarios que corresponden geográficamente a cada estado. Forman parte de la alianza activistas de la salud, activistas por los usos del tiempo y ONGs, con el apoyo de cronobiólogos, neurocientíficos y economistas, tanto de Europa como de Norte América. Queremos proporcionar a la ciudadanía y a los decisores políticos con información completa y fiable que es relevante y esencial para tomar decisiones sobre la hora a adoptar en cada país.

lee más…

La creciente evidencia recogida tanto en estudios científicos cómo en casos reales es abrumadora y demuestra que, vivir en husos horarios que no están alineados con nuestro reloj biológico interno es dañino, tanto a nivel puntual como crónico.

El desajuste con nuestro reloj biológico interno aumenta significativamente las ratios de incidencia de enfermedades como privación y desordenes del sueño, depresión, desordenes metabólicos, obesidad, enfermedades cardiovasculares, cáncer y mortalidad temprana. Altera también el tráfico y nuestro desempeño en el trabajo, provocando una bajada del rendimiento y un aumento de los accidentes. Dificulta la educación y la capacidad de aprender de las personas. Cambia los horarios de las actividades humanas, aumentando el consumo de combustible y desperdiciando energía. Finalmente, sobrecarga de manera innecesaria nuestra economía, nuestros sistemas de salud, y el medio ambiente.

El desajuste puntual con nuestros relojes biológicos internos nos es impuesto en nuestra sociedad a través de los cambios bianuales de hora a principios de primavera y a final de otoño. El desajuste crónico ocurre cuando se impone un huso horario que no se corresponde con la longitud en la que una persona vive. La adopción permanente del huso horario más próximo a la hora natural de cada estado, definida por el sol, soluciona los dos problemas de manera fácil y simple.

Es un derecho humano poder vivir en condiciones que faciliten alcanzar las cotas más altas posibles de salud física y mental. Un huso horario natural, es decir apropiado geográficamente, adoptado de manera permanente conllevaría múltiples beneficios. Mejoraría la cantidad y la calidad del sueño. Beneficiaria a la salud mental y física de las personas, a su longevidad y al desarrollo de los adolescentes. Incrementaría la seguridad, la atención y el desempeño en la carretera, en la escuela y en el trabajo. En países grandes, que cuentan con más de un huso horario en su seno, la hora natural ha demostrado tener un efecto positivo en su mercado interno. Reduciría costes, polución y los efectos del cambio climático. En definitiva, proveería los beneficios para la salud de disfrutar de un día y una noche naturales durante todas las estaciones del año. Es un aspecto vital para una sociedad justa y sostenible.

Pedimos a la Unión Europea, sus autoridades nacionales, y a los gobiernos federales, estatales y provinciales de Estados Unidos y Canadá, que reconozcan la evidencia científica disponible de los investigadores que lideran los campos de la cronobiología y las ciencias medioambientales, y que acuerden restituir los husos horarios geográficamente apropiados para cada estado antes de marzo de 2021.

¡A cada estado su propia hora natural!